Partager Partager Imprimer la page.  
À l'international

Accueil > Secteurs d'intervention > À l'international > Vitrines culturelles > 11/04/2002 - Con motivo de la conferencia de prensa que anuncia participación de Québec en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara

Mission Québec culture.com
Encuentros culturales México-Québec 2002

NOTAS PARA UN DISCURSO DE LA MINISTRA DE ESTADO PARA LA CULTURA Y LAS COMUNICACIONES SEÑORA DIANE LEMIEUX  

CON MOTIVO DE LA CONFERENCIA DE PRENSA QUE ANUNCIA LA PARTICIPACIÓN DE QUÉBEC EN LA FERIA INTERNACIONAL DEL LIBRO DE GUADALAJARA  

México, 11 de abril de 2002

El texto leído da fe

Señores, Señoras,
Amigos de México,
Señores y señoras periodistas,
Mesdames et Messieurs,

Me siento muy feliz de encontrarme hoy entre todos ustedes para anunciarles una muy buena noticia, que marca de manera singular estos primeros encuentros culturales México-Québec.

Me honra profundamente la invitación que se ha hecho a Québec para ser el invitado de honor en la edición 2003 de la Feria de Guadalajara.

Antes de continuar, quisiera agradecer encarecidamente al señor Raúl Padilla López, presidente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, y a la señora Maria Luisa Armendáriz Guerra, directora general del evento, por la calurosa bienvenida que me han brindado.

Gracias por recibirnos con tanta cortesía. Gracias por su hospitalidad. Gracias por su amistad.

Compartir las culturas constituye la mejor manera de mantener una relación profunda y enriquecedora entre dos comunidades: Compartir afinidades, como nuestras lenguas latinas, pero también nuestras diferencias culturales, representan medios idóneos de enriquecimiento recíproco para nuestras poblaciones.

Esta relación entre México y Québec nació hace ya algunos años, y los intercambios culturales entre nuestros dos países han aumentado considerablemente durante la última década.

En este marco, el Museo de Bellas Artes de Montreal presentó el año pasado una exposición sobre el arte moderno mexicano, que atrajo a numerosos visitantes fascinados por la formidable efervescencia artística del México posrevolucionario y por la pasión devoradora de Frida Kalho y Diego Rivera, esos dos amantes que compartían, inmersa en su historia de amor, una sed inextinguible de belleza y de justicia.

Además, el cine de la "nueva ola" mexicana, producido por cineastas de incisiva expresión como Cuarón Drome (Amores perros) y Alejandro González (Y tu mamá también), tiene un gran éxito entre el público quebequense.

Nuestros salones del libro reservan cada año un lugar cada vez más importante a los autores latinos y mexicanos.

Durante los últimos años, varios poetas mexicanos y quebequenses han publicado en nuestros dos idiomas, y el gran poeta mexicano Jaime Sabines, ese genial e insigne chiapaneco, ha sido traducido al francés por un autor de Québec.

A los niñas y niños de este país les gustan nuestros libros infantiles y el dominio que ustedes tienen de las artes visuales y de los oficios del arte encantan a los quebequenses amantes de la belleza y de la autenticidad.

Estos son unos cuantos ejemplos de nuestro enriquecimiento cultural mutuo.

La oportunidad que se brinda a Québec de ser el invitado de honor durante la Feria 2003 de Guadalajara constituye otra etapa en el acercamiento de los pueblos mexicano y quebequense.

Esta invitación para ser el principal centro de atención en esta gran fiesta de la lectura, es un gran honor para nosotros; nos esforzaremos por satisfacer adecuadamente todas las expectativas.

Al margen de un programa en torno al libro, a los lectores y a los autores, haremos lo posible para lograr la participación de una representación de Québec en otros campos de nuestra expresión cultural: música, danza, cine y exposiciones podrían completar el cuadro.

Por lo demás, me alegra sinceramente el hecho de que la Feria constituya también un lugar de intercambio académico sobre temas importantes para nuestros dos pueblos.

Pienso, entre otras cosas, en las cuestiones relativas a la diversidad cultural, a la mundialización, al turismo, y en tantos otros temas que podrían ser de interés recíproco.

La FIL, por su parte, se ha comprometido con este acuerdo a participar en la elaboración de nuestro programa y a apoyar su realización.

Asimismo, pone a la disposición del país invitado de honor la infraestructura del centro de exposiciones así como varias salas y espacios de espectáculos de la ciudad y de la Universidad de Guadalajara.

Por otra parte, sé que la Feria desempeña un importante papel de difusión para dar a conocer a nivel nacional e internacional el programa de actividades del país que tuvo el privilegio de ser escogido como invitado de honor.

Aunque me esté repitiendo, quisiera expresar una vez más el gran honor que sentirán todas y todos los quebequenses al enterarse de esta prestigiosa invitación en una de las más grandes ferias del libro del mundo.

Antes de concluir, quiero agradecer nuevamente al señor Padilla López y a la señora Armendáriz Guerra, por ofrecer a nuestros pueblos y a sus creadores esta oportunidad única para acercarse y compartir sus culturas.

Hago votos por que esta presencia quebequense en la Feria de Guadalajara abra una nueva era de diálogo entre nuestras dos culturas y que, en un futuro cercano, cuando un mexicano y un quebequense se encuentren, se digan de la manera más natural: Yo soy un latino de América, igual que tú.

Muchas gracias.

Haut de page